Mi primera vez como Aviation Geek

Ayer dos amigos me invitaron a tomar fotos de aviones. Aunque suene raro, es una experiencia padrísima. Cerca del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, existe un lugar en el que amantes de la aviación se juntan para hablar de lo que más les gusta y sacar imágenes de gran calidad. Las fotos son tan buenas, que algunas hasta se pueden vender.

Aunque me gusta mucho la aviación civil e invierto mi tiempo en foros y diversas páginas de internet, no soy experto. Llegué con mi camarita de turista, una Coolpix B500 que mi esposa me regaló de cumpleaños y ha salido muy buena. Los que le saben llevan sus lentes de miles de dólares.

Estuvimos cuatro horas y la pasé muy a gusto con mis amigos twitteros @rome_alex y @azapatamx. Es una maravilla ver cómo esos monstruos (los aviones y no mis cuates) se elevan con cientos de personas abordo. La cafetería se encuentra en Poniente 13, atrás del Centro de Mantenimiento de Mexicana. En Google Maps y Waze aparece como “La Casa de la Aviación”. Es un lugar sencillo donde puedes comer algunos antojitos. El único down es que no venden cerveza y el calor está pegador por las tardes porque es una terraza. Cobran 20 pesos la entrada, 20 pesos el estacionamiento y lo que consumas.

Les comparto algunas de las fotos que tomé

Un retro de American Airlines
El Dreamliner de ANA, aterrizando de Tokyo. Esta aerolínea está entre las 10 mejores del mundo
Un 737 de Southwest
Un 747 de carga de cargolux, proveniente de Luxemburgo
Este ni presentación necesita. Impresionante el tamaño del A380
Un B777 de Alitalia, proveniente de Roma. Todavía con la imagen vieja
Este es un 737-800 de Alaska Airlines que está pintado de esta forma para promover uno de los productos más importantes de Alaska

 

El A340 de Iberia aterrizando de Madrid
También le tomé fotos a Aerobús para que luego no digan que nomás a los grandes bonitos
Llegó la reina de Amsterdam, el jumbo de KLM
Un Airbus de Volaris
Un 767-200 de Aerounión con destino a Guadalajara
Esta foto me encantó
El 747-800 de Lufthansa con el Palacio de los Deportes de fondo
Otra foto del cargolux, segundo después de haber despegado
KLM y Lufthansa son las únicas líneas comerciales que traen el B747 a México

Conviene tener la tarjeta Priority Pass

Un amigo me ha insistido en que escriba a cerca de los salones vip que hay en el Aeropuerto de la Ciudad de México. En lugar de eso, les traigo una recomendación: saquen su tarjeta de Priority Pass.

La pueden comprar, pero los precios son muy altos y más porque se puede obtener como beneficio de muchas tarjetas en México. Por ejemplo, al tener una tarjeta World Elite de ScotiaBank, puedes entrar a los salones las veces que quieras sin pagar y además, incluye a un acompañante. También puedes disponer de ella con American Express Gold, Platinum y Black. Sé que otros bancos tienen convenio con Priority Pass, pero estas dos instituciones, son con las que yo tengo la tarjeta.

En la Ciudad de México hay varios salones a los que tenemos acceso como clientes de Priority Pass: en la Terminal 1 en The Grand Lounge Elite, Lounge 19 y el Salón de Avianca. En la Terminal 2 se puede acceder a los Salones Premier y al de Aeromar.

Una de las ventajas, a diferencia de los salones de las aerolíneas, es que no es necesario viajar en primera clase. Cuando llegas al mostrador del salón, solamente te pedirán la tarjeta, tu pase de abordar y pasaporte.

Vale la pena porque pueden echarse unos drinks coquetos antes de subirse al avión. En los mejores salones hay hasta comida. En los normales, pueden esperar lo típico: sandwichitos, papas y alguna fruta.

El salón de Asiana en el Aeropuerto de Seoul Incheon

Lo malo es que la cobertura es irregular. Hace unas semanas, viajamos a Oaxaca. El aeropuerto es muy chiquito y aun así, hay un salón VIP con acceso a clientes de Priority Pass. El contraste lo vimos en el Aeropuerto de Tokyo Haneda, uno de los más grandes del mundo y no tiene salón. En Los Ángeles la oferta también es muy limitada, al igual que en San Francisco. En cambio, en Tokyo Narita, hay cinco opciones. Nosotros entramos al de Korean Air y lo que más me gustó es que hay máquinas de cerveza de barril automáticas. Sí, así como lo leen y lo pueden ver aquí abajo.

Regresando a los salones en el Aeropuerto de la Ciudad de México, mi favorito es el Lounge 19 porque hay un spa de cortesía. Qué maravilla que te den un masaje de pies o te hagan manicure antes de abordar tu vuelo.

Los precios de Priority Pass, si deciden comprar la membresía sin convenio con algún banco, son: Standard 99 dólares al año pero hay que pagar 27 USD cada vez que lo uses y también tus invitados tienen que ponerse la del Puebla y caerse con esa lana, Standard Plus que cuesta 249 dolarucos anuales y te incluye diez visitas y 27 dólares la de cada acompañante y está la Prestige que por 399 piedrólares te da acceso a cientos de salones alrededor del mundo de forma ilimitada, pero por invitado pagas 27 USD.

El tip es que se acerquen a su banco de confianza y pregunten cuál de sus productos incluye Priority Pass. Tampoco se puede ser gorrón. Es un hecho que para tenerla, hay que contratar una tarjeta de crédito con anualidad. Al final es un producto Premium y hay que pagar por él. Con que viajen dos o tres veces al año lo desquitan. Vale mucho la pena y en especial, cuando las conexiones o esperas son largas.