Te vamos a extrañar

Escribo esto para mí. Para que en algunos años que vuelva a leerlo, te recuerde como el lugar más feliz. Toys R Us hoy deja de existir en su casa. Cierran todas las tiendas en Estados Unidos, permanecen las de Canadá, China, España, Francia y otros países que apenas contaríamos con las manos.

Varias generaciones vivimos ilusionados por entrar a la mejor juguetería del mundo. Nos esperaban estantes llenos de Tortugas Ninja, Barbies, bicicletas y lo mejor: la sección de juegos de Nintendo, Sega y PlayStation. Era el paraíso de los niños.

Por razones geográficas, a mí me tocaba la sucursal de Newark, California. Estaba a 15 minutos de donde pasé todos los veranos de mi niñez. Mientras mi hermano y yo nos perdíamos en Toys R Us, papá iba al Service Merchandise de a lado, otra de las marcas que dejó de existir. La ida era como una excursión y reservábamos toda una mañana y nos perdíamos en los pasillos y nos encontrábamos a grito pelado ya con las manos llenas. Luego, regresábamos al parque a jugar con todo lo que habíamos comprado. El problema más común era adquirir un cassette de Game Boy y no encontrar una sombra para poder jugarlo porque el sol se reflejaba en la pantalla.

Para algunos podrá sonar exagerado, pero habemos otros a los que esta desaparición nos pesa. Toda la primavera ansiábamos la llegada de las vacaciones de verano, era el momento del lugar más feliz. Muchos recuerdos de Toys R Us, pero hay uno en específico que lo pienso como si hubiera sido ayer. En enero de 1996, en una mañana neoyorquina cubierta por el hielo, compramos en la tienda de Times Square la grabadora TalkBoy, la de Mi Pobre Angelito. Grabábamos los diálogos de Kevin McAllister hablando al Hotel Plaza: “Quiero un cuarto por favor. Con cama extra grande y uno de esos refrigeradores que se abren con llave. ¿Tarjeta de crédito? Claro”.

La globalización y la tecnología mataron a Toys R Us. Los niños están ahí, pero cada vez son más sofisticados. Probablemente eso es lo que más me pesa. Que ya nada es como antes. Los mozalbetes de ahora ya no saben lo que es abrir un juguete y no poderlo usar porque las pilas se venden por separado, desconocen qué son las Asqueropócimas, los Creepy Crawlers, los Trolls originales y tampoco los veo mortificados por ignorar en qué película se tomaba Jugo de Gomibaya. En estos tiempos todo es iPad, tablet, descargar, stremear.

Se acabó lo que se daba y como en todo lo que es efímero, solamente quedarán los recuerdos. Gracias Toys R Us por tantas alegrías.

 

2 comentarios sobre “Te vamos a extrañar

  1. La niñez,creo yo es la etapa más bonita de la vida y vaya que tu hermano y tu la disfrutaron plenamente en forma muy sana y cordial.
    Yo,como papá he sido agraciado por Dios y la vida de poder disfrutar a dos pequeñines que llenaron de alegría todos esos momentos de mi vida que los atesoro como varios de mis grandes recuerdos familiares,sabes?,los niños son la alegría del mundo cuyas sonrisas te hacen sentir que la vida es simplemente única y hay que disfrutarla en su máxima expresión.
    Para mi,mis hijos siempre serán mis niños y son mi máximo.
    Queridos Fer y Coco,siempre están uds dos en mi pensamiento y lo mas profundo de mi corazón.
    Los amo hoy y siempre.
    Father.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s