Elba Esther Gordillo tenía razón

Es entendible que Elba Esther Gordillo viviera en San Diego. Es el paraíso y a unos cuántos kilómetros de México.

Hasta hace dos años volar desde la Ciudad de México a San Diego era más rápido haciendo escala en algún aeropuerto de Texas. Ya no. El puente CBX, que une el Aeropuerto de Tijuana con Otay, ha simplificado el proceso y nos ahorra mucho tiempo. ¿Cuánto? Al menos hora y media.

Tomas tu avioncito a TJ y si no tiene retraso, aterrizas en tres horas y media. Te bajas y como dijo Javi Noble: ¡Pum! Cruzas el puente y en cinco minutos estás en California.

La entrada al puente CBX desde Estados Unidos

 

Conforme te acercas al centro de San Diego, el panorama va mejorando y si cruzas a la Isla de Coronado, el paisaje se convierte en tierra de millonarios. Mansiones por todas partes. Terrenos con valor de millones de dólares y un estilo de vida como el de Sausalito. Aquí vivía Elba Esther.

Del otro lado de la bahía, San Diego tiene montón de cosas por ofrecer: Sea World, el mundialmente famoso Zoológico, shopping, atardeceres espectaculares en La Jolla (sí con doble L) hasta un equipo de béisbol chambón que pocas veces da alegrías, pero no deja de ser de Grandes Ligas.

Nos alojamos en Mission Valley, el lugar ideal si quieren ir a los parques de diversiones, de compras y viajan en familia. Si rentan coche, pueden estacionarse sin problema en la calle porque hay espacio. Contrario a Downtown, donde te atoran entre 30 y 50 dólares por noche de estacionamiento hasta en los hoteles 3 estrellas, ni siquiera en uno súper fifí, como diría El Peje.

Fuimos a La Jolla Cove, un risco con piedras que dan al mar y en el que descansan las focas y leones marinos. La esposa ya me quería dejar ahí. Digo, por el tonelaje, capaz que me confundían con una foquita.

Riscos espectaculares en la Jolla, California

La vida por estos rumbos está muy cara para los que venimos de vacaciones porque el dólar otra vez se vende en 20 pesos y vas a cenar a lugares como Outback, Red Lobster o Friday’s y en una sentada dos personas se echan cien dólares. Además, en Estados Unidos cada vez te clavan peor el diente y la propina mínima que esperan los meseros es de 15 por ciento. ¡Ya quieren 20 por ciento por default! ¡Si no es kermesse!

Por el cambio de horario, nos fuimos a dormir temprano. Total que el sábado solamente fuimos a In-N-Out por hamburguesas (les digo que somos gorditos), a ver a mis amigas las focas, a Target y a cenar. Obviamente en la noche fuimos a Jamba Juice, uno de mis lugares favoritos. Me gusta el Mango A-Go-Go.

El domingo desayunamos en Dennys, otro de los clásicos cuando estamos en The United States of America. Pedí tanto de comer, que la mesera me llevó tres platos y hasta me dijo: Usted éntrele, al fin que es domingo”.

Saliendo de desayunar, anduve en bici con la esposa para bajar todo lo que me había empacado. Recorrimos el centro de San Diego por toda la bahía. Es un placer porque empiezas en el estadio de béisbol, pasas por la estación de tren, el muelle donde anclan los cruceros y terminas en el aeropuerto. El día estuvo espectacular.

En la tarde, la esposa me dejó en Petco Park y fui al juego de los Padres. Deberían de darme un premio porque contando los tres juegos en Monterrey de MLB, vi cuatro veces en una semana a semejante equipo chambón.

Una chela en el estadio cuesta 11.75 dólares. Te matan la borrachera antes de empezar. Peor aún, si pides que te lleven tu comida a tu lugar, tienes que pagar extra. Para que se den una idea, por este bbq sándwich y la cerveza, pagué 33 dólares. ¡Pos oye! Te llevan hasta tu babero para que no te ensucies pero con lo que cuesta, hasta podría comprar un galón de detergente +Color pa las manchas. Imagínense pa cuántos kilos de Bold 3 alcanzaría. Es más, casi casi que si la camisa se mancha, con ese dinero podría comprarme una nueva.

Comiendo muy cuquis en el estadio. Saben que soy puerquito y me llevan hasta babero

 

Te llevan la comida hasta tu lugar al más puro estilo de Uber Eats

La esposa siempre me insiste en que me ponga bloqueador pero eso de ser obediente no se me da. Apenas era la tercera entrada y el sol caía a plomo. Ya me sentía como pollo a medio rostizar Hacía mucho calor, el sol estaba más fuerte que cuando despierta Luis Miguel.

A medio partido me llegó un email de Volaris. El vuelo de regreso tenía cuatro horas de retraso. Salí del juego y me encontré con la esposa. Fuimos a ver al América, un ridiculazo más. ¿Les extraña?

 

Nuestro avión supuestamente llegaba a las 11:30 de la noche a México pero terminamos aterrizando casi a las 3 de la mañana del día siguiente. Ahora, a la casa y poner una lavadora porque mañana volamos a Buenos Aires. La la laaaa

Lo que hay que saber:

  • El puente CBX cuesta 30 dólares por persona ida y vuelta. Solo se puede utilizar si se llega por avión a Tijuana. Obviamente hay que llevar pasaporte y visa gringa para cruzarlo.
  • Si rentan coche en San Diego, hospédense en Mission Valley para evitar el pago de estacionamiento. Dejan el auto en la calle, hay espacio. Hay hoteles para todos los presupuestos, incluyendo Hilton, Sheraton, La Quinta Inn, etc.
  • Los atardeceres en la costa son espectaculares. En La Jolla hay algunos restaurantes, pero en el centro en la bahía también encuentran buenas opciones entre el Hyatt y Market St.
  • Si van al béisbol, compren los boletos en StubHub. Suelen ser más baratos que en Ticketmaster.
  • Si rentan coche fíjense desde México qué seguros cubre su tarjeta de crédito porque son muy gandallas y te quieren cobrar hasta el seguro de gastos médicos de un diabético. Sí, ya existen.
  • No viajen por Volaris. Hemos venido dos veces por esa línea y en ambos casos, pésimas experiencias. Para que se den una idea, fueron 6 horas de vuelo y 6 más de retraso.
Volaris cada vez peor. Retrasan sus vuelos y engañan a los pasajeros. Con horas o días de anticipación ya saben que no cumplirán con sus horarios
  • In-N-Out es uno de los mejores lugares para comer hamburguesas en el mundo. Que no los espante la fila del drive-thru. Mejor entren al restaurante.
  • La mayoría de la gente va a los Outlets de San Ysidro. Si el tiempo no es impedimento, recomiendo los de Carlsbad. Son de la cadena de Premium y hay menos gente.
Petco Park, el estadio de los Padres
La esposa en bici con el centro de San Diego al fondo. ¡Padrísimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s