Airbnb: ventajas y desventajas

Este post es complicado de escribir porque cada quien habla como le va en la feria. ¿Qué es mejor? ¿Hotel o Airbnb? Depende de la situación. En Estados Unidos me inclino por los hoteles de cadena porque los cuartos son más grandes que en otros lugares del mundo. Además, ya sabes qué esperar. La calidad no varía mucho de una propiedad a otra, insisto, cuando son cadenas reconocidas. Y me refiero desde un Holiday Inn Express hasta un Waldorf. Son garantía.

En otros lugares, como Buenos Aires, es mejor opción Airbnb, porque hay pocos hoteles en las zonas fashion de la ciudad. La mayoría se concentra en el centro y opciones lujosas, hay muy pocas más allá de Recoleta. Además, los departamentos suelen ser baratos y bonitos. Los barrios donde se mueve la gente son Recoleta, Palermo y Belgrano y los hoteles son boutique, poco confiables.

En México hemos tenido todo tipo de experiencias. En San Miguel de Allende nos hospedamos en un Airbnb asombroso, con una arquitectura y diseño padrísimos… solamente que apareció una rata.

Casa de cuatro pisos en San Miguel de Allende. Todo muy bien, hasta que apareció una rata entre las recámaras

También rentamos una casa enorme en Malinalco. El lugar encantador, pero los baños se tapaban a la primera. Imaginen cinco baños con 16 personas. No fue muy agradable que digamos la Navidad. En cambio, en el Valle de Guadalupe tuvimos una grata experiencia en unas casitas recién construidas. A pesar del problema de escasez de agua de la zona, no sufrimos.

La casa de los escusados tapados en Malinalco. Lástima, porque el lugar estaba muy padre por la alberca, jardines y asador

La peor experiencia fue en Cuernavaca: rentamos un departamento en Airbnb y cuando llegamos, resulta que estaba ocupado. Nos dieron otro ahí mismo y era ridículo. La puerta de los baños y las regaderas eran transparente jajaja. No podías sentarte en el trono o bañarte, sin que los demás no te vieran. Una cosa ridícula y solamente íbamos una noche por una boda y no había tiempo para cambiarnos.

Airbnb asqueroso en Cuernavaca. La peor experiencia. Por fuera se veía bien, por dentro, una burla

Un lugar limpio que nos ha tocado en Airbnb fue en Tokyo, pero no es de extrañar porque aquello es el primer mundo. Encontré una opción buena, bonita y barata. En cambio, cuando fuimos de luna de miel, nos hospedamos en uno de los mejores hoteles de Asia y el sillón del cuarto tenía unas manchas de muy dudosa procedencia.

A pesar de lo austero y el tamaño miniatura, este Airbnb en Tokyo ha sido de lo mejorcito
Baño en Airbnb de Tokyo

 

Algunas ventajas de Airbnb:

  • Es más barato que los hoteles.
  • Como son casas o departamentos, suelen tener amenidades que un cuarto de hotel no tiene.
  • El estacionamiento muchas veces está incluido.
  • Es una oportunidad para saber cómo viven los locales.
  • El call center es muy bueno.
  • Puedes hacer amigos y vivir experiencias que en los hoteles son imposibles.

Desventajas de Airbnb:

  • Los alojamientos muchas veces están en zonas poco turísticas.
  • No sabes qué esperar de la limpieza (es muy volátil).
  • Hay que cargar con tu almohada porque no invierten en los detalles.
  • Los horarios de llegada son muy limitados. No puedes hacer check-in a la hora que se te dé la gana.
  • No hay servicio de lavandería, room service, concierge, etc.
  • La mayoría no tiene alberca o gimnasio
  • Las políticas de cancelación varían mucho.
  • Si hay un problema en el alojamiento, es casi imposible que lo resuelvan al momento.
  • Muchos dueños ni siquiera viven en la ciudad donde está la propiedad de Airbnb (comunicación complicada).
  • Suele ser complicado encontrar la ubicación porque no están anunciados.
  • En casi ninguna propiedad hay servicio de limpieza. Tienes que hacerlo tú.
  • Arbitrariamente hasta te cambian el lugar. ¡Rentas una cosa y te dan otra!

 

El Airbnb en el que nos hospedamos y merece mención honorífica fue en Canadá, cerca de Whistler. Una cabaña con calefacción en el piso, alejada del bullicio, con nieve en la entrada, sencillo, terraza… un lugar de ensueño para desconectarse.

Pemberton, Canadá. Me muero por regresar a este Airbnb. La host era buena onda, todo era como se describía y siempre intentó ir the extra mile.

 

Más tips de viaje en mi página y en Facebook

Anuncios

Valle de Guadalupe, entre el amor y la incomodidad

La próxima semana estaremos en el Valle de Guadalupe, uno de los lugares más bonitos de México. Aunque también es uno de los más complicados para planear un fin de semana. Los horarios de los restaurantes son muy limitados y los viñedos también están abiertos pocas horas al público.

Algunos lugares solo abren a la cena y los que no, su última reserva es a las 8 o máximo 9 de la noche. Agreguen que los tiempos son largos por las distancias y porque muchos caminos son de terracería. En fin de semana suele atascarse de gente que baja desde California, así como turismo nacional. Total que acabas yendo a dos viñedos por día, a comer y a cenar, si bien te va. La cruda es ligera porque simplemente no existe la vida nocturna. A las 10 de la noche, el lugar está más muerto que Michael Jackson.

 

Restaurante Tre Galline. Recomiendo la pasta amatriciana. Además una parte de las ventas de ese platillo, va a víctimas del temblor que sufrió esa región italiana

La infrashtroctor en el Valle aún es muy limitada. Les recomiendo que busquen hospedaje en Airbnb porque los hotelitos que hay, son boutique y muy caros. Son cozy, tienen ondita, pero no esperen servicio como si fuera cinco estrellas. Son tres estrellas con precios de cinco. No me late pagar 300 dólares por ese tipo de lugares, porque es una realidad, no son igual de cómodos que un hotel citadino de calidad.

Adobe Guadalupe con los cuates. Si piden la cata VIP; se las dan en un lugar espectacular

Uno de los problemas que enfrenta el Valle de Guadalupe, es la falta de agua . Los viñedos se la viven haciendo milagros recolectando el vital líquido para mantener sus cosechas. Hay planes para que una empresa de Israel traiga agua desde Tijuana, pero conociendo nuestros gobiernos, eso podrá tardar años. Aunado a que hay un boom de pequeños lugares de alojamiento que no son expertos en hospitality, eso se convierte en un caos.

Airbnb en el Valle de Guadalupe. Un sábado cualquier pintando mandalas y tomando cerveza artesanal

Si no quieren pasar penurias porque sale un chorrito de la regadera o porque el escusado tiene poca presión y se tapa, les recomiendo que busquen alojamiento en Ensenada, donde hay varios hoteles de cadena. Otra opción es la Carretera Transpeninsular, en el corredor a Rosarito hay muchos Airbnb en condominios de lujo. Además, Ensenada por sí sola, es una atracción que no deben perderse. Ufff unas tostadas de La Guerrerense no me caerían nada mal.

Con la esposa en uno de los viñedos del Valle de Guadalupe

Lo ideal es rentar coche en el Aeropuerto de Tijuana, manejar hacia el sur y parar en Puerto Nuevo “a por los tacos de langosta”, very popular en la región. De ahí son 40 minutos a Ensenada, donde recomiendo alojarse. De la ciudad al Valle de Guadalupe son 40 kilómetros y las distancias entre viñedos varían de 5 a 20 minutos (en coche).

Las barricas en Adobe Guadalupe

Nosotros nos hemos quedado en Airbnb y hoteles en pleno Valle con buenas experiencias y lugares limpios y cozy, pero es una realidad el problema del agua. Esta vez, elegimos un departamento en Ensenada sobre la playa. Queremos ver los atardeceres espectaculares que regala el Pacífico. Los paisajes en esa zona, son de los más bonitos que he visto en América.

Te invito a leer mi más reciente post de Buenos Aires 

Viajando con las primas a Buenos Aires

Buenos Aires es el lugar al que pertenecemos la esposa y yo. Es ahí dónde queremos vivir. Por eso, cada vez que podemos nos damos nuestras escapadas. Esta vez es un viaje diferente. Vamos a investigar y ver cuánto nos cuesta vivir allá, pero hay una sorpresita: llevamos dos acompañantes. Mis canchanchanes de la foto son Camila y Tamara, mis primas. Tienen 15 y 12 años. Se va a poner bueno porque Buenos Aires nunca decepciona.

Al viajar con menores de edad sin sus papás, se necesita permiso especial para salir del país. Un desmán porque en la aerolínea decían que además del formato SAM (el del gobierno de México), se necesitaba una carta notarial. Nanai. No se dejen chamaquear, No se requiere.

Nosotros fuimos la semana pasada a Migración. La subdelegación que nos corresponde es la de Ejército Nacional, en Polanco, allá en la tierra de los fifís, diría ya saben quién. Llegamos desde temprano y la fila era medio bizarra. Había de todo: el típico sudamericano renovando su FM3, las muchachonas de Europa del este que a leguas se ve que trabajan en los tugurios y sótanos de la Ciudad de México y nosotros, los chamacos queriendo viajar sin papás.

Nos dieron ficha, abrieron y al instante nos atendieron. La Netflix es que los trámites del gobierno federal son eficientes. Nos firmaron el mentado Formato de Salida de Menores (SAM) y nos retachamos pal cantón. Ya estaba listo el trámite y podíamos emprender el viaje al sur.

Llegó el día. Hoy por la mañana nos apeamos en el AICM, la prima Tamara y yo hicimos el check-in sin problema, pero a la puberta de Camila, no le sellaron en Migración el formato de salida y casi le da el tramafat porque pensó que ya no podía volar. Ya quería hablarle al presidente (ni tiene su teléfono) para sacar el charolazo. Lo bueno es que fue al módulo de Migración y le firmaron el papelito faltante y vámonos pa Buenos Aires my love.

Llegó la despedida, uno de esos momentos nefastos de los viajes porque aunque no llores, son momentos llenos de nostalgia. Ninguna de las primas soltó el llanto. Tamara dijo que se le había metido una basurita en el ojo. Ay sí, ajá. Nos encaminamos al The Grand Lounge de la T1 y ya teníamos reserva para un masaje de patukis antes de abordar.

Llegamos corriendo al avión y rápidamente nos postramos en nuestros aposentos por las próximas ocho horas. El vuelo sin novedad. Y se movió un ratito, pero nada del otro mundo. Nos divertimos un montón. Fuimos haciendo chistes tetos la mitad del tiempo. Les dejo la comida. Estaba buena, pero muy poquita.

Ahora estamos en Santiago en el Pacific Club, al que accedimos con la tarjeta de Priority Pass. Ahora resulta que te limitan a tres drinks. A una doña, la bartender la acaba de batear y se fue como perrito regañado. Ya no le sirvió. Y en esas andamos. En cuanto cumpla los tres drinks, cambiaremos de salón. ¡Pos oye!

Dónde cambiar a dólares en la Ciudad de México

Dólares, hacer maleta, bañar perros… los momentos previos siempre son de mucho estrés cuando te vas varios días, porque debes dejar mil pendientes resueltos. Peor aún, ahora que vamos a Argentina a tramitar mi ciudadanía, hay un titipuchal de cosas por hacer. Que apostilla tu acta de matrimonio, que saca tu carta de no antecedentes penales y luego apostíllala, que ve por este encargo, que esto que lo otro. Nunca acabas.

Al fin me senté a escribir unos rengloncitos para este, su humilde blog de viajes y tips. Mañana toca volar a Buenos Aires vía Santiago. La escala es de 6 horas, pero no hay problema porque entramos a alguno de los salones con la tarjeta de Priority Pass. Aquí algunos tips para que la saquen . Los vip en el aeropuerto de la capital chilena están aceptables, aunque uno podría tener buena calificación. El Pacific Club tiene barra de alimentos calientes y un amplio bar. Tampoco es la gran cosa, pero al menos hay pasta.

Volaremos por Latam. El vuelo va semivacío y desde hace dos semanas reservamos nuestros asientos y oh sorpresa, arbitrariamente, la aerolínea hoy nos cambió los lugares. Esto lo digo para que cuando compren boletos de avión, aun seleccionando asientos, no se confíen. Chequen con frecuencia que no hayan modificado nada de su reserva. Las líneas lo pueden hacer sin previo aviso y nos la atoran.

Tocó cambiar dinero. Ahí les va un tip: nunca cambien divisas en la Terminal 2 del Aeropuerto de la Ciudad de México. Pueden encontrar el dólar hasta dos pesos más caro que en otras partes. En la T1 hay buen tipo de cambio, pero si tienen tiempo, les conviene cambiar a dólares en las casas de cambio cerca del Ángel, por Reforma. Si están en Polanco, en Lafountaine hay una muy buena y también les dan buen dinerito en la de Chedraui Selecto de Avenida de los Bosques, en Tecamachalco.

Vamo, vamo, pues. Vayamos a Buenos Aires a decidir si queremos vivir allí.

Kindle vs libros tradicionales

Me encanta leer. Los libros físicos me fascinan. Sin embargo, también soy fan del Kindle. Hace once años compré mi primer e-reader y no me arrepiento ni tantito. Aunque soy de los que le gustan tener sus libros en el estante, no me cierro a las nuevas tecnologías que nos hacen la ida más simple. El lector me disculpará por todas las veces que verá la palabra “libros” en este post, pero no tenía muchas opciones.

Los libros para Kindle son más baratos. Suelen costar entre 40 y 50 por ciento menos. El ejemplo más claro es el libro de la temporada de James Patterson y Bill Clinton que aparece en la imagen de abajo. Por cierto, ¿alguien ya lo vio de venta en México? En Gandhi lo tienen pero como es importado, llega en un periodo de 15 a 20 días y además te cobran el trámite aduanal. La versión para Kindle cuesta 8 dólares y estará en tu aparato en un solo click. En el periodo que tarda en entregarlo Gandhi, seguramente ya habrás leído el libro completito.

Versión Kindle al instante
En Gandhi, llega tres semanas después y debes pagar impuestos por importación

Otra ventaja de los e-readers es que cuando viajas, no tienes que ir cargando como El Pípila. Se acabaron los días en que a las vacaciones llevabas dos libros gordos y tu mochila por default ya pesaba dos kilos. Con el Kindle puedes llevar toda tu librería en menos de 250 gramos.

Si ustedes comparten cuarto, sabrán lo molesto que es que te avienten la frase de “ya apaga la luz” (o ser tú el que lo diga). Pues el Kindle ya trae luz integrada y no es necesario tener la lámpara prendida. Y del espacio, ya ni hablamos. Las casas en México cada vez son más chicas y tener espacio para libros impresos, es un lujo.

Mi recomendación es que no le tengan miedo al cambio. Por supuesto que me gusta tener el librero lleno y es como un tesoro, pero nada como viajar cómodo y ser práctico. Imagínate que quieres leer el nuevo bestseller del New York Times. Sin Kindle tendrías que esperar semanas a que esté disponible en México o si te toca la suerte de estar de viaje cuando sale, lo compras y lo vienes cargando. Con el Kindle, lo tienes listo para ser leído en unos segundos y desde la comodidad de tu casa.

La única desventaja que le veo al Kindle es que los libros en español aún están limitados. El acervo es reducido, pero si hablan inglés, están del otro lado.

Precios del Kindle en Amazon

Ropa que no puede faltar en la maleta

Hacer la maleta es una de las cosas que no me gustan de viajar. Lo peor es cuando tienes que ir a un lugar donde hace frío y necesitas un milagro para que todo quepa en una “petaca” carry-on. Imagínense tener que meter la ropa para esquiar en tan poco espacio. Hay que hacer milagros.

Por si no fuera suficiente, a mí no me gusta andar sin camiseta, esas blancas que van abajo de la camisa, playera o polo. Las mentadas camisetas son las que más bulto hacen, pero descubrí las Airism de Uniqlo y soy muy feliz desde que las tengo porque entran en todas partes, casi no te quitan espacio.

Uno de los consejos que les puedo dar al viajar es que sean prácticos. No lleven un par de zapatos para cada evento. Si saben que tendrán que ir a una cena fancy o al antro o a un cocktail, metan unos tennis y unos zapatos. No es pecado repetir cacles dos días seguidos y menos cuando viajas.

Antes cargaba varias chamarras para no salir en las fotos siempre con la misma, pero ahora prefiero la practicidad sobre la vanidad. Una de estas chamarritas que están de moda, es perfecta porque la aplastas y cabe en todas partes. Que sea de algún color oscuro por si se mancha, no se note.

Hasta para viajes de dos semanas basta con llevar los jeans que traes puestos y unos más. Los pantalones sin problema te los puedes poner tres o cuatro veces y con que los laves una vez, estarás del otro lado. Y me vi muy limpio eh, porque hay veces que al viajar, si no me siento en el suelo o estoy cerca del asador, puedo usar los mismos pantalones hasta por una semana.

Bueno, ya me voy, que tengo que hacer maleta

Mi primera vez como Aviation Geek

Ayer dos amigos me invitaron a tomar fotos de aviones. Aunque suene raro, es una experiencia padrísima. Cerca del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, existe un lugar en el que amantes de la aviación se juntan para hablar de lo que más les gusta y sacar imágenes de gran calidad. Las fotos son tan buenas, que algunas hasta se pueden vender.

Aunque me gusta mucho la aviación civil e invierto mi tiempo en foros y diversas páginas de internet, no soy experto. Llegué con mi camarita de turista, una Coolpix B500 que mi esposa me regaló de cumpleaños y ha salido muy buena. Los que le saben llevan sus lentes de miles de dólares.

Estuvimos cuatro horas y la pasé muy a gusto con mis amigos twitteros @rome_alex y @azapatamx. Es una maravilla ver cómo esos monstruos (los aviones y no mis cuates) se elevan con cientos de personas abordo. La cafetería se encuentra en Poniente 13, atrás del Centro de Mantenimiento de Mexicana. En Google Maps y Waze aparece como “La Casa de la Aviación”. Es un lugar sencillo donde puedes comer algunos antojitos. El único down es que no venden cerveza y el calor está pegador por las tardes porque es una terraza. Cobran 20 pesos la entrada, 20 pesos el estacionamiento y lo que consumas.

Les comparto algunas de las fotos que tomé

Un retro de American Airlines
El Dreamliner de ANA, aterrizando de Tokyo. Esta aerolínea está entre las 10 mejores del mundo
Un 737 de Southwest
Un 747 de carga de cargolux, proveniente de Luxemburgo
Este ni presentación necesita. Impresionante el tamaño del A380
Un B777 de Alitalia, proveniente de Roma. Todavía con la imagen vieja
Este es un 737-800 de Alaska Airlines que está pintado de esta forma para promover uno de los productos más importantes de Alaska

 

El A340 de Iberia aterrizando de Madrid
También le tomé fotos a Aerobús para que luego no digan que nomás a los grandes bonitos
Llegó la reina de Amsterdam, el jumbo de KLM
Un Airbus de Volaris
Un 767-200 de Aerounión con destino a Guadalajara
Esta foto me encantó
El 747-800 de Lufthansa con el Palacio de los Deportes de fondo
Otra foto del cargolux, segundo después de haber despegado
KLM y Lufthansa son las únicas líneas comerciales que traen el B747 a México